Inicio > Poesía > Se mueren los muertos

Se mueren los muertos

Se mueren los muertos de hambre, los muertos de miedo, los muertos de ganas; se mueren de tarde y de mañana; los matan otros igual de muertos, armados por la ignorancia, siervos de los muertos de risa, quienes ríen desde el poder y las beligerancias.
Y esta muerte es afamada, pues los muertos por narrar la pasean ilustrada, para que los muertos de la fe la puedan persignar, para que los muertos de apatía nos podamos asombrar, y en todo lo que repiten la verdad escuchar: “Ésto es el colmo de los muertos”… “con un minuto de silencio los vamos a honrar”.
Y luego a la muerte volverán, los muertos de hambre, los de ganas y los de miedo, porque los muertos de risa se reparten el cielo; cielo que telarañaron los muertos del poder, que cuando los criticamos, se nos nota la envidia de su gran poseer. ¿Y habrá quien sin hipocrecía nos pueda socorrer?
Pués llegaron unos muertos del extranjero, de donde no quieren que estemos como forasteros, y hablaron dizque para arreglar el problema entero: “Hay que humanizar la forma en que se están entrematando los muertos”, y se largaron ligero.
Y a la muerte los muertos regresaron, mientras los muertos de risa con acuerdos se sentaron; pero los muertos reales ya sabían, que a la muerte regresar tenían, para que los muertos de la fe tuvieran por qué rezar, para que los muertos de apatía desolvidáramos oyendo narrar: “Ésto, ahora sí, es el colmo de los muertos”… “mañana vestiditos de blanco vamos a marchar”.
Y a morir los recién muertos se van, hijos del hambre, del miedo y de las ganas: “mi mamá la muerte me ama… ¿y nuestra muertecita les será anunciada?”. Pués si a los muertos de risa no les va a incomodar, la misma historia triste nos van a narrar: “Ésto ahora sí, de verdad, es el colmo de los muertos”… “y por respeto su carita no se publicará”. Pero este seguir seguirá: los muertos de risa seguirán riéndose, porque de nuestra apatía siguen cogiéndose; y nos seguirán mierdablando los muertos por narrar, pues esperan que por lo de “El colmo de los muertos” un premio ganar; y los muertos de la fe seguirán con su gran muerto, y los muertos de apatía ni voltearemos a ver, por miedo a que ya no nos dejen comer del poquito que aún recogemos del huerto.
Y entonces, se seguirán entrematando los muertos, los de hambre, los de miedo y los de ganas; y más cuando lo que nunca creímos que pasara, ya nos pasara… que nos rieran los fusiles por la tarde y estuviéramos entre los muertos por la mañana.

Anuncios
Categorías:Poesía
  1. Anonymous
    octubre 2, 2006 en 7:33 pm

    Existe el consuelo, de que somos más de dos los que reimos para no morir.
    K.

  2. Anonymous
    marzo 14, 2008 en 10:29 pm

    sería bueno seguir leyéndote!!! Colección 2008???? – K.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: