Inicio > Poesía > Tiempo

Tiempo

Tiempo, ¿por qué te ignoro cuando estoy inundado de su hermosura? ¿Por qué adoro perder la premura cuando se me posa mariposa esa sonrisa? ¿Por qué siento que tú no vas a prisa cuando mis ojos en los suyos habitan, cuando ellos me recitan un verso de amor?
Tiempo, eres famoso por traer el olvido, pero soy yo el que de ti vive perdido cuando ella me mira, cuando gatita me ronronea y suspira porque en sus adentros mi cuerpo amanece, y me parece que ya nunca más fueras a transcurrir. ¿Por qué con tus pasos tengo que vivir, si es ella y no tú quien me mantiene vivo, quien me enseño que los sueños no se tienen dormido?
¡Ay Tiempo! Si al menos te escurrieras más lento cuando estoy con ella, si supieras cómo se estrella el deseo de amarla cuando en medio de una charla me dice que tú, insobornable Tiempo, te acabaste que recogiste tus trastes para partir, cómo se nota que no sabes sentir, que nomás sabes de horarios, que no eres más que las hojas que le arranco al calendario.
¡Oye Tiempo! ¿Por qué no te enamoras del viento? para ver si te enteras de lo que yo siento; es que no te miento: así aprenderás a llevar ese calvario tuyo, ese errar eterno, más feliz, más contento, y de paso, más lento.

Anuncios
Categorías:Poesía
  1. Anonymous
    octubre 2, 2006 en 7:35 pm

    Será el tiempo como los sueños? que estremecen y se sienten pero cuando queremos retomar ya es demasiado tarde…
    K

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: